¿Son compatibles los niños y los pastores alemanes?

Esta es una pregunta que, muy probablemente, te harás si tienes niños pequeños: ¿puedo adoptar un pastor alemán? Lo cierto es que son muy cariñosos y, por norma general, una de las mejores elecciones para las familias. A continuación, te hablamos más sobre ello y te comentamos cómo suele ser la relación entre el pastor alemán y los niños. ¡Sigue leyendo para descubrir más!

La relación del pastor alemán con los niños

Los pastores alemanes son animales muy leales, así que tu mascota tratará a cada miembro de la familia como a su amo. Esto quiere decir que, si enseñas a tus hijos a relacionarse con tu mascota de la forma adecuada, el perro os obedecerá a todos por igual. En este sentido, se trata de una raza que buscará proteger a tus hijos por encima de todo y les querrá de forma incondicional.

Esta raza también destaca por su sed de actividad y porque aman jugar. Por tanto, tus hijos y tu perro pueden ser perfectos compañeros: se estimularán mutuamente, se darán cariño y reforzarán sus vínculos. Los pastores alemanes son conocidos por su curiosidad natural y su necesidad de estimulación mental, así que puedes invitar a tus hijos a que hablen con ellos.

Es, por naturaleza, un animal cariñoso y dulce, por lo que te transmitirá su amor a través de sus acciones, lo que favorecerá que se cree un vínculo positivo y emocional entre tu perro y todos los miembros de la familia.

La importancia del adiestramiento

También es una raza muy inteligente, así que tu mascota entenderá rápidamente aquellas cosas que quieras enseñarle. Asimismo, es un perro con los sentidos despiertos, muy activo y buen comunicador. No solo a él le será sencillo entenderte, sino que tú también podrás interpretar sin muchas complicaciones lo que te quiere expresar. Por otra parte, es un perro muy obediente y fácil de entrenar, por lo que el proceso de adiestramiento será muy rápido y satisfactorio.

✅ Puede que te interese...  ¿Dónde comprar un pastor alemán?

Sin embargo, para evitar que tu pastor alemán y tus hijos tengan problemas, es esencial que hables con tus pequeños y les hagas entender cómo deben tratar al perro, de modo que este también los sienta como sus amos y su familia. Si tus hijos no lo hacen de la forma correcta, es posible que el animal reaccione mal.

Por otro lado, debes establecer los límites y las posiciones dentro de la jerarquía, ya que tu mascota debe entender que él no es el líder alfa de la manada (la familia, en este caso). Si no consigues este objetivo, puede ser difícil de manejar y puedes llegar a tener problemas con su comportamiento. Por eso, es importante que empieces a adiestrar a tu mascota desde el momento en el que entre en casa.

Precauciones que debes tener en cuenta

Es esencial que sepas cómo introducir tu bebé a tu mascota (en el caso de que ya la tuvieras de antes) para que no surjan contratiempos. Tu pastor alemán ya posee unos lugares, patrones y territorios establecidos, por lo que puede responder mal si, de repente, aparece en su vida a un bebé que llora y que acapara toda tu atención.

El Pastor Alemán con tu bebé

Asegúrate de reforzar las reglas, el comportamiento y la disciplina, así como de establecer límites y zonas donde el perro no podrá acceder. Asimismo, antes de que el bebé nazca, puedes ir modificando poco a poco la rutina y los horarios de tu mascota para que el cambio no sea tan brusco.

En este caso, resulta fundamental que no le quites a tu perro la atención y el cariño que merece. Es normal que dediques tu tiempo al bebé, pero no te olvides de tu fiel amigo. Si se siente desplazado y cree que ya no le das tu amor, reaccionará mucho peor. Sal a jugar y a pasear con él, sigue adiestrándolo y ejercitándolo para que sienta que es importante en tu familia. Verás como, en poco tiempo, el perro habrá aceptado por completo a tu bebé.

✅ Puede que te interese...  ¿Cuál es la esperanza de vida del pastor alemán?

El Pastor Alemán con los niños

Por último, destacamos que, aunque tu mascota puede llevarse genial con tus hijos, es posible que no le agraden tanto otros niños que no conoce. Puede que estos hagan algo que al perro no le guste (porque son muy pequeños o porque no saben cómo tratar con animales) y que tu mascota no responda de la forma adecuada. Por este motivo, es muy importante que, para evitar disgustos, adviertas al otro niño de cómo debe comportarse con tu perro y que, por supuesto, tengas bajo control a tu mascota.

Como has leído a lo largo del artículo, el pastor alemán y los niños son una excelente combinación, ya que este animal es equilibrado, cariñoso y protector con los más pequeños. Recuerda que la educación y el adiestramiento que proporciones es básico para que desarrolle actitudes correctas. ¡Dale amor, disciplina y actividad!