¿Hasta cuándo crece un pastor alemán?

El pastor alemán es un perro muy noble siempre que consigas criarlo en un ambiente familiar y relajado. A pesar de su gran tamaño, es una mascota que se lleva muy bien con los más pequeños de la casa.

Como máximo puede alcanzar 65 centímetros de altura, en el caso del macho, y 58 centímetros en la hembra. Siempre que lleve una dieta saludable, su peso máximo no debería superar los 41 kilogramos, aunque lo más normal sería entre 30 y 36 kilogramos.

¿Por qué es importante que conozcas los periodos de crecimiento de tu mascota?

Por lo general, cuando decides tener un perro pequeño no tienes por qué preocuparte por su crecimiento, ya que este, al no ser excesivo, te permite mantenerlo en un espacio adecuado siempre que vivas en un apartamento limitado.

El problema con las razas grandes, como ocurre con el pastor alemán, puede ser falta de espacio suficiente para criarlo. De esta forma, debes tener en cuenta que un perro grande requiere mucho espacio para jugar y tener una salud adecuada. Y qué decir de las razas gigantes.

También es un requerimiento imprescindible conocer su tamaño por darle la proporción de comida necesaria. Muchos que decidieron adoptar a un pastor alemán por primera vez se preguntan hasta cuándo terminan de crecer. Si esta es tu duda, a continuación te la aclaramos.

¿A qué edad termina de crecer un pastor alemán?

Si ya adoptaste un pastor alemán y sientes que crece sin parar cada semana, debes saber que a partir del año empieza a disminuir su crecimiento, aunque puede crecer todavía un poquito más hasta los 3 años. Al llegar a esta etapa, podrás considerar a tu mascota adulta.

✅ Puede que te interese...  Clases de Pastor Alemán

Para que te hagas una idea, al menos el 95 % de su crecimiento se desarrolla en el primer año de vida. Así que una vez que pase este periodo, apenas verás acrecentar su tamaño unos pocos centímetros.

Solo recuerda no ser tan estricto con estas cifras que te ofrecemos, ya que es una aproximación que puede variar entre un perro y otro a pesar de que pertenezcan a la misma raza. Sí es importante que tomes conciencia de estas medidas para proporcionarle a tu mascota un espacio adecuado para su buen desarrollo.

Todos los perros necesitan correr, jugar y moverse incluso en su espacio de descanso. De esta forma consigues que crezca feliz y tranquilo, sin temer por enfermedades atópicas para su raza. Obviamente, la visita al veterinario es importantísima, como es también llevar un estricto programa de vacunación según te indique el especialista.

El paso de cachorro a adulto

El pastor alemán es una raza que no manifiesta una madurez temprana, como ocurre con otras. Verás que sigue siendo juguetón aun cuando haya llegado ya a su talla máxima. Durante su juventud requiere mucho espacio para correr. Ten en cuenta que es muy importante que libere energía si deseas que no se vuelva un perro destructor o desarrolle enfermedades que podrían alterar su noble carácter.

Durante el periodo neonatal, puede adquirir diariamente unos 80 gramos de peso, duplicando su talla en solo una semana.

Después de los dos primeros meses de vida, en los que se recomienda la leche materna como única fuente de alimentación, el cachorro de pastor alemán puede iniciar una dieta blanda. A los 4 meses tiene ya sus dientes definitivos y un crecimiento que suele superar el 50 % del que será su volumen final.

✅ Puede que te interese...  ¿Dónde comprar un pastor alemán?

Con 6 meses, y siempre que haya tenido un desarrollo favorable, podemos afirmar que ha alcanzado el 70 % de su talla, alrededor de unos 45 centímetros de altura en el caso de los adultos.

La etapa adolescente transcurre desde los 6 meses hasta los 2 años. En este periodo podrás observar a tu cachorro con un tamaño que poco variará en relación con la etapa adulta, que suele llegar alrededor del tercer año.

Más que en el tamaño, notarás el crecimiento de tu mascota en su carácter, aunque a un perro le gusta jugar en todas sus etapas a pesar de que su energía vaya bajando con el paso del tiempo. Es verdad que muchos se pueden volver más apáticos y se cansan más fácilmente.

Los cambios hormonales, tan comunes en la vejez, pueden abrirles el apetito demasiado, así que lo prudente es que vigiles su dieta para evitar el sobrepeso, que repercutiría negativamente en la salud de tu mejor amigo.

Ten en cuenta que un pastor alemán tiene una longevidad de 9 a 13 años. La madurez no es igual de precoz en la hembra que en el macho, adelantándose en esta en relación con aquel.

El pastor alemán, que como decíamos al inicio puede alcanzar 65 centímetros de altura, en el caso de los machos, es una mascota noble y cariñosa con todos los miembros de la familia.